Tierra de Nada RPG

Comunidad IC

February 2024

S M T W T F S
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
2526272829  

Tags

Layout By

Powered by InsaneJournal

July 23rd, 2022


[info]nada_mods
[info]nada_rpg

[info]nada_mods
[info]nada_rpg

Todo el día (que es noche) || Todos lados


[info]nada_mods
[info]nada_rpg
[Han pasado ya un par de semanas desde que nuestrxs invitadxs han llegado a esta tierra, y es posible que algunos ya hayan comenzado a... asentarse. Es decir, quitando el clima duro y sus consiguientes dificultades, y la ya casi constante oscuridad con todos los problemas que eso puede provocar (¿alguien dijo fiebre de cabaña?), han sido días bastante tranquilos. Casi apacibles.

Por supuesto, puede que estén gritando un poco por dentro, sobre todo pensando en la pasada celebración de Tanabata, y todos esos hermosos, inesperados o incómodos momentos que pueden haber vivido bajo las bellas luces de la aurora... o de cierta traviesa plantita. Pero al menos la suave nieve cayendo un día sí y otro no, la luz de la luna y las estrellas y el amortoguado silencio blanquecino del paisaje seguramente ayuden a entregarles algo de paz.

Aunque... tal vez algunos de ustedes estén necesitando de una excusa para dejar salir esos gritos. Se dice que no es bueno guardarse ese tipo de cosas.

Es por eso que, pensando en el bienestar de su salud mental y posibles futuras úlceras, la H. Gerencia les presenta el día (¿la noche?) de hoy...




Gracias, gracias. No se molesten.

Pero sí, no hay muchas dobles lecturas a un título como ese, así que lo que están imaginando es probablemente lo que recibirán. Es decir, la experiencia en primera persona de estar insertos en una película de terror clase B.

Comenzará un par de horas antes de la hora más oscura de la noche, con el rugido furioso de nuestro único y querido(?) yeti de las montañas. Será lo suficientemente fuerte y furioso como para resonar como un eco hacia el valle, y el pueblo, y bueno, parece que está muy molesto, porque el rugido continúa, y continúa y... ¿A no ser que eso no sea un eco? ¿Será posible que sean... otros rugidos en respuesta?

Bien, pareciera ser que nuestro yeti no era tan único, después de todo, y no sabemos muy bien cómo, pero... tiene más familia. Y él (¿o ella?) y su familia parecieran estar... un poquito molestos, por algún motivo. Tal vez es su sed de sangre natural. Tal vez están ofendidos porque no los invitaron para la celebración de Tanabata. A fin de cuentas, la razón es irrelevante, cuando lo realmente importante es que al menos una treintena de yetis están bajando la montaña, creando pequeñas avalanchas y rompiendo árboles a su paso, y con la intención de seguir destruyendo todo lo que encuentren en su camino.

Que, lamentablemente para ustedes, eso incluye el pueblo.

Para los del tipo luchador o con poderes, esta seguramente será su momento de lucirse, ya sea haciendo una demostración de sus increíbles habilidades, o salvando a otras personas de tener una rápida muerte vía rotura de columna. Para aquellos con entrenamiento estratégico de algún tipo también será una excelente oportunidad para guiar a las personas más débiles a lugares seguros, organizar el caos y permitir un ataque y una defensa más coordinados. Y para aquellos que no son lo uno ni lo otro, será un gran momento para practicar sus habilidades de huida y escondite, o para lucirse con sus mejores gritos y llantos aterrorizados.

Los animalistas seguramente lo tendrán más difícil, porque pareciera ser que no hay otra solución más que domar o derrotar a las bestias, y la violencia estará a la orden de la noche. Porque el que los yetis sólo tuvieran un antojo terrible de helado y todo esto pudiera resolverse dándoles un poco sería una idea improbable y estúpida... ¿cierto?

En fin, buena suerte con esta terapéutica noche de invasión. Esperamos que disfruten la experiencia completa de vivir en esta Tierra de Nada... tal vez algunos de ustedes vayan a necesitar la práctica.]

((¡Tercer post de nuestro evento de Cuarta Pared! Con elegante retraso, porque nos salimos de control con los muérdagos. Una clásica invasión, con un twist irónico y estúpido porque así nos gusta: efectivamente los yetis se calmarán si les dan helado. Por qué alguien querría comer helado con este frío, no me pregunten a mí.))